sistemas de calefaccion
Requiere Adobe Flash Player.
 
 

Accesorios

Inicio

 
 
 
 

Radiador de calefacción: Estilos, modelos y características

Los radiadores de calefacción con capaces de resaltar la presencia de la estética de cualquier hogar es que éste es un elemento que forma parte del diseño interior sobresaliendo no sólo por su funcionalidad de aportar calor a una dependencia sino también por su valor ornamental.

Los fabricantes de estos calefactores se han percatado de que las familias los eligen con varios fines y no únicamente climatizar y es por esto que los diseños que actualmente encontramos en los mercados son, en una palabra, maravillosos. Ya no tenemos que buscar la forma de ocultarlos sino que ellos mismos son el foco de atención de los ambientes debido a su agradable apariencia; los radiadores paneleados y laminados le han dejado el paso a otros tipos como los de parrilla cuyas dimensiones se adaptan con mayor facilidad al especio disponible resultando al mismo tiempo más que elegantes.

Los radiadores de calefacción poseen una gama de colores con los que se puede jugar y encontrar accesorios diferenciadores con respecto a los calefactores convencionales; de acuerdo a las marcas especializadas, podemos elegir entre 80 tonos diferentes.radiador plano

En conclusión señalamos que la forma y diseño de estos radiadores modernos los convierte en un elemento muy válido para recrear y diferenciar las atmósferas dentro de una misma vivienda, en otras palabras, un radiador puede indicar el lugar donde comienza el comedor y donde acaba el salón. En caso de contar con un salón muy grande y creemos que necesitamos de la presencia de otro radiador de calefacción para alcanzar la temperatura ideal es necesario establecer las necesidades a abastecer para poder elegir el modelo conveniente. Los radiadores de calefacción nos ofrecen tres gamas diferentes: con paneles, de frente liso y con módulos; todos ellos son eficientes pero algunos cuentan con aplicaciones extras que pueden volver a nuestro estilo de vida mucho más confortable; por ejemplo, los de frente liso carecen de aberturas o junturas lo cual lo hacen perfectos para aquellas personas alérgicas al polvo.

radiadores con diseño  

Muchas personas asumen que los radiadores de calefacción están destinados únicamente para las grandes salas pero esto no es así; generalmente, el cuarto de baño es una estancia que necesita de la presencia de calor, en especial antes de darnos una ducha. La mejor opción para el baño es elegir un sistema mixto que nos permita utilizar el calefactor sin que la calefacción central esté en funcionamiento. Si optamos por un radiador en este cuarto de la vivienda, entonces debemos colocar un banco para aprovechar espacio, otra opción puede ser instalar uno de tipo “toallero” que permita secar las prendas una vez que hayan sido lavadas; a la hora de comprar uno es necesario un modelo que incluya aislamiento reforzado y así evitar los cortocircuitos o el riesgo que puede existir al estar en superficies húmedas.

Limpieza y mantenimiento de radiadores

radiador clasicoNo todo es trabajo fácil en la instalación de un radiador de calefacción, los problemas de óxido, pintura saltada y pequeñas picaduras deben corregirse de forma rápida y adecuada para evitar que se vuelvan a repetir. Para empezar por la parte más sencilla, es decir, la limpieza, es aconsejable primero empezar eliminando el polvo, las pelusas o la grasa que se haya adherido a éste; un método efectivo para llevar a cabo este trabajo es pasar por la superficie una aspiradora con una boquilla estrecha, luego se debe pulverizar todas las partes con un producto de limpieza (detergente o amoníaco) dejándolo actuar durante un tiempo. Pasando el período de espera, recurriremos al uso de un cepillo cilíndrico, los mismos que empleamos para lavar biberones; en caso de que su mango no nos ayude a llegar a las partes más profundas del interior del radiador de calefacción, entonces emplearemos una varilla de madera fina y, con cinta aislante, la sujetaremos al mango.

Frotaremos energéticamente hasta que el cepillo salga limpio, luego, utilizaremos un pulverizador con agua limpia para finalizar; para secar usaremos el secador de pelo enviando su aire caliente por las rendijas. Para tratar las manchas de óxido es conveniente mojar el área dañada oxidada con un cepillo metálico suave, mojado en aguarrás; limpiaremos con un paño seco para dejarlo listo para pintar. Estas tareas son sencillas y pueden ser hechas por cualquiera de nosotros siempre y cuando tomemos las precauciones convenientes.

 
 
  {(C) www.sistemascalefaccion.com } { Prohibida su preproducción total o parcial sin permiso previo por parte de los autores } { Ventas }