sistemas de calefaccion
Requiere Adobe Flash Player.
 
 

Calderas

Inicio

 
 
 
 

Tipos de calderas

Son muchos los individuos que a la hora de elegir un sistema de calefacción adecuada se inclinan por las calderas; cuando indagamos en el por qué de la decisión es muy probable que escuchemos respuestas tales como “son más económicas”, “no contaminan el medio ambiente” o “instalarlas me es más simple que colocar un sistema por suelo radiante”. Para comprender mejor por qué esta opción se ha vuelto una de las favoritas de los usuarios y con cuántos tipos de calderas contamos actualmente, necesitamos definir qué es y cómo funciona.

 
No existe únicamente un tipo de caldera, pero sí la mayoría de ellas comparte generalidades; éstas son instalaciones que mediante la aplicación de un combustible sólido, gaseoso o líquido, vaporizan el agua. Pero aunque hoy ellas sean las dueñas de la calefacción en los hogares, las calderas empezaron siendo una herramienta industrial la cual se utilizaba para llevar a cabo diversas tareas en esa área; hasta principios del siglo XIX se utilizaban para teñir ropa, producir vapor para limpiar, etc.
tipo de calderas
Un tipo de caldera con serpentina central

Con el correr de los años, los expertos se percataron que podía construir tipos de calderas para usos domésticos y así Papin construyó una pequeña denominada “marmita”; inicialmente las calderas eran máquinas utilizadas para accionar bombas de agua pero luego sus aplicaciones se extendieron hacia la calefacción.

Dentro de los diferentes tipos de calderas podemos encontrar las que fueron construidas para aguantar la tracción, las de locomotoras, para autos, y muchas otras; para medir la potencia que estos artefactos tenía, James Watt recurrió a medir la potencia promedio de muchos caballos y obtuvo como resultado uno 33.000 libras-pie/minuto, es decir, 550 libras-pie/seg.

Características generales sobre las calderas

Los tipos de calderas son muy diversas pero las que funcionan a vapor poseen dos partes principales, la cámara de vapor y la cámara de agua; la primera se trata de un espacio ocupado por el vapor en el interior de la caldera, es allí en donde se efectúa el proceso de separación del vapor del agua. El volumen de esta cámara dependerá del consumo de vapor, cuanto mayor éste sea, más grande será dicha cámara; la cámara de agua por su parte, es un espacio que se encuentra dentro de la caldera.

Las más antiguas se componen de uno a dos cilindros unidos entre sí y cuentan con una capacidad superior a 150 H de agua por cada metro cuadrado de superficie de calefacción; las que poseen un volumen mediano, incluyen varios tubos de humo y algunos de agua por ende logramos un efecto de incremento de calefacción sin aumentar el volumen total del agua. Los tipos de calderas pequeñas cuentan con numerosos tubos de agua de pequeño diámetro los cuales nos permiten aumentar la superficie de calefacción.

Modelos de calderas para cada necesidad

Dentro de los modelos de calderas más conocidos contamos, entre otras, con las calderas sencillas, las que poseen hervidores y las de hogar interior. Las primeras se componen de un cilindro formado por planchas de acero, en su parte central se coloca una cúpula cilíndrica denominada “domo”, es allí donde el vapor más seco permanece.

modelos de calderas
Existen varios modelos de calderas
para cada necesidad

Este tipo de caldera se monta en una mampostería de anillos refractarios; el hogar colocado en su parte inferior podremos ver las parrillas de fierro fundido y un muro de ladrillos refractarios que impiden la caída del carbón. Las calderas de hogar interior están formadas por un cuerpo cilíndrico de fondos planos, los mismos contienen dos grandes tubos sumergidos en agua y en su parte anterior es donde se instala el hogar. Su instalación puede llevarse a cabo por medio de dos conductos en la parte baja para que los humos no afecten el ambiente. Por último tenemos las calderas con hervidores, éstas tuvieron origen debido a la necesidad de producir mayor calor; los hervidores son tubos que se montan bajo el cuerpo cilíndrico y están unidos a éste a través de varios tubos. Las ventajas de este tipo de calderas radica en su mayor poder de calefacción sin tener que aumentar el volumen del agua; su instalación y mantenimiento es bastante sencillo. Como podemos observar, contamos con numerosas ofertas de sistemas de calefacción a base de calderas, para elegir el adecuado debemos analizar las condiciones de la vivienda como las demandas de consumo.

 
 
  {(C) www.sistemascalefaccion.com } { Prohibida su preproducción total o parcial sin permiso previo por parte de los autores } { Ventas }