sistemas de calefaccion
Requiere Adobe Flash Player.
 
 

Estufas

Inicio

 
 
 
 

Estufas de exterior: Características

En muchas ocasiones nos hemos sentido con la necesidad de pasar un poco más de nuestro tiempo libre fuera de las cuatro paredes de nuestro inmueble y esto explica por qué nos decidimos por comprar una vivienda con jardín; el problema que se hace presente en ocasiones se relaciona con el clima.

Cuando deseamos leer un libro en el jardín o sólo disfrutar del aire libre en los días de media estación, la brisa o un viento no muy fuerte comienza a destemplar nuestro cuerpo y es allí en donde debemos recurrir a las estufas de exterior; éstas son la solución perfecta para aquellos individuos que poseen vastos fondos y no pueden disfrutarlos en los meses de media estación debido a que no sienten un clima ameno para el cuerpo.

Es cierto que las estufas de exterior no son muy populares ya que es más lógico siempre hacer referencia a climatizadores del tipo “indoors”: calderas, halógenos, radiadores, aire acondicionado, etc.; pero en los últimos tiempos, éstas fueron introducidas con excelentes resultados. Las estufas de exterior comenzaron a aparecer de manera masiva entre las diversas sociedades gracias a los restaurantes y confiterías, fueron estos locales los que se vieron en la necesidad de encontrar una manera de ampliar su espacio de atención al cliente inaugurando los patios traseros o pequeños comedores ambulantes establecidos en las veredas. ¿Qué papel juega la estufa aquí?; por razones obvias, en días fríos y en los meses de invierno, los consumidores preferían permanecer dentro del local y no visitar las zonas descubiertas, esto demostraba que el problema no había sido resuelto, es así como varios de los dueños de estos negocios se dirigieron a los fabricantes de calefactores con el fin de obtener una estufa eficiente para ser colocada en la parte exterior de sus locales; así nació la estufa de exterior.

Este tipo de climatizador puede funcionar de múltiples maneras; en sus primeros años sólo podían alimentarse a base de querosene pero hoy, mediante los diversos avances técnicos, encontramos estufas de exteriores solares, a gas y eléctricas. Los equipos eléctricos junto con los solares son más prácticos debido a que producen calor rápido y limpio con solo enchufarlo, además vale destacar que son de fácil manipulación y transporte, pero, en algunos casos y dependiendo del modelo, suelen consumir mucha electricidad. Algunas personas complementan ambos sistema para disminuir el consumo, es decir, combinan estufas de exterior eléctricas y solares obteniendo resultados muy satisfactorios. Este modelo alimentado por querosene fue muy popular tiempo atrás pero actualmente ha sido superado por tipos más tecnológicos, su funcionamiento se basaba en calentar el perímetro en donde era situada por radiación, cuentan con un quemador o “mecha” el cual es rodeado por una pantalla reflectora; la primera se va empapando de kerosene para prenderse luego generando así calor. La principal ventaja de este calefactor estaba estrechamente vinculada a su economía tanto por el valor del aparato en sí como por el gasto de combustible que significaba; sin embargo posee como principal desventaja su alta contaminación, además si se manipula incorrectamente puede causar graves accidentes.

Cuidados recomendados para las estufas de exterior

Las estufas de exterior eléctricas son las más demandadas por el público actual ya que poseen un funcionamiento simple, por radiación, convección o conducción; su furor radica en la seguridad y el tipo de calor que emana y en el poco mantenimiento que requiere. De todas formas decir “poco mantenimiento” no es similar a “nulo mantenimiento”, por ende se aconseja mantener en buen estado los accesorios de estas estufas debido a que transportan corriente eléctrica; se deben controlar los cables y no exponerlas directamente al agua o en ambientes muy húmedos. Las estufas de exterior eléctricas deben ser inspeccionadas al menos una vez al año por un técnico profesional para corroborar de que todas sus partes funcionen correctamente, en especial su resistencia; algunos modelos son de tipo “wireless” lo que significa que no lleva cable para su instalación reduciendo así los peligros de accidentes. Este tipo es mucho más costoso pero es una inversión que se recupera a futuro, la vida útil de estos calefactores es de al menos 8 años.

 
 
  {(C) www.sistemascalefaccion.com } { Prohibida su preproducción total o parcial sin permiso previo por parte de los autores } { Ventas }