sistemas de calefaccion
Requiere Adobe Flash Player.
 
 

Tipos de calefaccion

Inicio

 
 
 
 

Calefacción a gas natural

Los distintos tipos de calefacción que encontramos en el mercado actual pueden adaptarse fácilmente a nuestras necesidades de climatización, pero cada modelo posee sus propias particularidades; contamos con la calefacción a gas, la cual se divide en gasóleo, gas natural y gas propano; también podemos elegir algún sistema eléctrico o solar.

 
Dentro de todas las posibilidades, la calefacción a gas natural siempre ha predominado como una de las más eficientes, es que su funcionamiento es básico y su mantenimiento casi nulo; además es conveniente aclarar, que los nuevos dispositivos cuentan con válvulas de seguridad por ende, ante una pérdida de gas, la misma se cierra de manera automática. Justamente era este el principal problema de las estufas a gas, su seguridad; miles de casos se reportaron en todo el mundo de personas que amanecían intoxicadas, para revertir esta situación los sistemas se han mejorado y ahora podemos asegurar que los calefactores a gas son más que seguros.

Características de la calefaccion a gas

El sistema de calefacción a gas es incluye habitualmente gas natural y es seguramente uno de los más empleados en los países subdesarrollados; a grandes rasgos podemos decir que este sistema se basa en el uso de una caldera que calienta agua mediante la combustión de gas haciéndola circular por los radiadores repartidos en toda la dependencia.

llama de gas naturalSon muchas las ventajas de esta elección, entre ellas nombramos el tipo de calor que obtenemos: uniforme, es decir, el mismo se reparte por toda la vivienda; no hay que preocuparse por pedidos de suministro, el combustible no se almacena pudiendo provocar un accidente; la combustión que realiza el gas natural es limpia no como en otros sistemas. Y por último mencionamos el factor económico, ahorramos un gran consumo sin depender de determinados períodos de funcionamiento como sí los necesitan los acumuladores eléctricos (tarifa nocturna). Si tenemos que mencionar cuál es el icono de la calefacción a gas debemos hacer referencia a la caldera, es la pieza central de un sistema de calefacción; es allí en donde se quema el gas utilizando el calor desprendido para calentar el agua por los radiadores de toda una casa. Las calderas se clasifican según sus prestaciones: tenemos las calderas mixtas, las mixtas por acumulación y las destinadas únicamente a proporcionar calefacción.

calefaccion a gas natural

Estufas para calefaccionar
con gas natural

Las calderas de calefacción, como dijimos previamente, se destinan únicamente a climatizar un ambiente específico y por ende su única función es alimentar a los radiadores, en cambio, las calderas mixtas, están destinadas tanto a calefacción como a la producción de agua caliente lo que las vuelve más útiles aún; la única limitación que éste tipo de artefacto posee es que cuantos más grifos se abran de forma simultánea utilizando el agua caliente, menor será el caudal total disponible. Por último, nos quedan las calderas mixtas por acumulación, al igual que las anteriores, podemos obtener una excelente producción de agua caliente y calefacción de manera simultánea, pero su “plus” radica en un depósito de agua extra para no tener que padecer limitaciones a la hora de usar el agua caliente al mismo tiempo. La calefacción a gas natural puede dividirse en “tiro natural” o “tiro forzado”; en las primeras los gases que se expulsan a través de la chimenea deben ser correctamente despedidos para evitar que se acumulen en la estancia. Las calderas de tiro forzado incorporan ya un ventilador para expulsar dichos gases al exterior, dentro de ellas podemos encontrar un excelente sistema de estanqueidad lo que permite aislar a la vivienda de los productos generados por la combustión.

Consejos sobre la calefacción a gas

A la hora de optar por una calefacción a gas también podemos agregar un termostato programable, ¿Para qué?, sencillamente para ahorrarnos dinero; programándolos automáticamente serán ellos los que regularán la temperatura. Los mismos vienen en modelos que pueden ser instalados manualmente y unidades reguladoras; un consejo apropiado es no graduar los termostatos demasiado alto para calentar el hogar rápidamente; sin darnos cuenta la calefacción se mantendrá encendida durante más tiempo y se desperdiciará el consumo de gas, sin mencionar que la habitación no se climatizará más rápido.

Existen termostatos para todo tipo de calefacción: a gas, eléctrica y solar, antes de elegir el correspondiente debemos fijarnos que sea compatible con el modelo de caldera o estufa.

 
 
  {(C) www.sistemascalefaccion.com } { Prohibida su preproducción total o parcial sin permiso previo por parte de los autores } { Ventas }