sistemas de calefaccion
Requiere Adobe Flash Player.
 
 

Tipos de calefaccion

Inicio

 
 
 
 

Calefacción radiante

La calefacción ha tomado ya tantas formas que para muchos de nosotros decidirnos por un único modelo se nos hace muchas veces difícil, contamos con calderas, estufas a gas, eléctricas, calefacción por aire acondicionado y muchas oras alternativas.

 

Lo importante a la hora de optar por cualquiera de estos es establecer las necesidades de climatización que la vivienda posee; en los últimos años, esta rama del mercado ha demostrado una gran tendencia hacia la calefacción radiante.

Dentro de este tipo de climatización encontramos dos grupos definidos: los radiadores y el suelo radiante; los primeros pueden estar compuestos por uno o varios paneles mientras que el suelo radiante necesita de una obra mucho más compleja para su instalación.

Características de la calefacción radiante

calefaccion radianteComo mencionamos previamente, existen dos modelos básicos de calefacción radiante; a continuación haremos hincapié en ambos pero incursionaremos más profundamente en el suelo radiante debido a que es el más tecnológico de los dos. Los radiadores se dividen en tres tipos, según su forma, de todas maneras, cualquiera de ellos cumplirá con la función para la que fue creada: climatizar; los más habituales son los que están compuestos por diferentes módulos o elementos de acero. Años atrás la calefacción radiante por radiadores era bastante “rústica” debido a que los artefactos se fabricaban en acero fundido; su diseño recuerda al de un acordeón y sus medidas difieren debido a su diseño modular el cual nos permite añadir otros elementos de forma rápida. Para averiguar cuántos radiadores necesitará una estancia, se debe consultar con un instalador profesional quien, seguramente, nos pedirá las medidas de superficie a climatizar; también se tomarán en cuenta aspectos como la orientación de la vivienda, el clima a la que ésta esté sometida, si las habitaciones circundantes se desean calefaccionar o si dan al exterior, etc. Actualmente la calefacción radiante por radiadores es muy común, la diferencia entre los radiadores de antes y de hoy radica en lo materiales de construcción; se fabrican de acero pero de un material mucho más ligero y con un mejor coeficiente de transmisión de calor.

Podemos optar por radiadores compuestos por paneles huecos, detrás de ellos circula agua caliente la cual es la encargada de proporcionar calor; los de frente liso, están indicados para personas alérgicas ya que no llevan aletas de convección en su diseño y evitan el polvo que se acumula en las canaletas de los radiadores habituales.

El suelo radiante

Dentro de la calefacción radiante existe una alternativa que es muy empelada por aquellos que desean un sistema de climatización eficiente y uniforme, nos referimos al suelo radiante; éste es un sistema basado en la instalación de un conjunto de tubos, invisibles para quienes habitan la dependencia.

Es cierto que este sistema se considera nuevo, pero ¿qué hay de cierto en ello?; de acuerdo a varios expertos, el suelo radiante es un método viejo de calefacción radiante sólo que ha sido modernizado con el correr de los años. La instalación puede llevarse a cabo tanto en el suelo como en el techo o las paredes, su gran desventaja radica en que necesita de una gran obra y por eso solo se recomienda si se va a realizar una reforma integral de la dependencia.

casa calefaccionada por calefaccion radianteEl costo se amortiza con el paso del tiempo ya que nos ahorramos entre un 20% y 30% de consumo energético; nos brinda un calor mucho más natural y, debido a que está situado en las paredes, suelo o techo, no altera la visión estética del lugar. El uso de este tipo de calefacción radiante se ha extendido a varios lugares de Europa en donde las temperaturas bajas son habituales; en muchas viviendas de Suiza o Alemania, cuando compramos la casa, el suelo radiante ya está incluido ya que supone un ahorro de energía. Pero no existe un solo tipo de calefacción radiante; tenemos la que se lleva a cabo por tubo de agua, ésta es la más común; se instalan tubos de polietileno estratégicamente debajo del suelo, a través de dichos tubos circulará el agua caliente a una graduación mínima que no superará los 46ºC. Los tubos son costosos debido a que una de sus características principales es que son irrompibles, además están diseñados para soportar las altas temperaturas cuando están en funcionamiento.

 
 
  {(C) www.sistemascalefaccion.com } { Prohibida su preproducción total o parcial sin permiso previo por parte de los autores } { Ventas }